martes, 31 de marzo de 2009

Madre de nombre Paula


_____Está agitando la cabeza con la intensión de alejar de sí tal vez un poco del estrés generado por el choque. Es triste, pues su marido apenas le termino de pagar el coche. Llegará tarde por el niño. Al parecer se quedará esperando un rato en la escuela; ya que todos los demás sean recogidos por sus padres, éste se quedará solo custodiado por el personal de la escuela, tal vez el joven comience a desesperar y comience a llorar por la ausencia de su madre.
_____Precisamente fue eso lo que por segundos se cruzaba por la cabeza de Paula, una de las tantas ideas que se le cruzaron.

_____Ya es temprano, son las seis de la mañana. Esa es la hora en la que la casa despierta todos los días a excepción de los fines de semana.
_____Paula utilizará el auto de su marido, ya que el de ella fue forzosamente llevado al taller arrastrado por la grúa.
_____Aún no sale el sol, todavía no es hora de que dé los “buenos días” (ese sol, siempre tan bien educado). Es por eso que Paula se ve obligada a encender las luces.
_____Su hijo se queja, y le da algo de coraje, demasiado coraje como para un niño de su edad, ya que la mamá, simplemente le encendió la luz sobre, se podría decir, prácticamente sobre su cara.
_____A empujones lo mete al baño para que se bañe. Abre la regadera y termina por meter al niño bajo la ducha. Ella se sale del baño y comienza a preparar un muy rápido desayuno mientras mide los segundos de su hijo bajo el agua.
_____Todo fue mecánico, pues ya era tanta la cantidad de veces que a su hijo lo llevaba a la escuela, que todas las prácticas de la mañana se convirtieron en un ritual rutinario.

_____Pasan los años, su hijo pasa los grados y cambia de escuela. La rutina rutinaria ya no es tan rutinaria. Todo comenzó a cambiar conforme el crecimiento de su hijo.

_____Ya es temprano, son las cinco de la mañana, esa es la hora en la que, ahora, no toda la casa se despierta. Solo el hijo de Paula se despierta a excepción de los fines de semana.
_____Su hijo utilizará el carro de su madre, ya que Paula le había “heredado” su antiguo carro que fue chocado y ahora está muy bien arreglado, a su hijo.
_____Aún no sale el sol, todavía no es hora de que dé los “buenos días” (siempre educado ese brillante astro). Y obvio es menos probable que salga a una hora menos de lo que la casa se solía despertar hacía algunos años. Es por eso que, como ya nadie le enciende la luz, un despertador suena para despertar de los sueños al que es hijo de Paula (y de su padre).
_____Ya nadie lo empuja, es su pura voluntad y deseos por untarse de fragancias lo que lo alienta a tomar una ducha diaria en las mañanas (y el hecho de no dar mala impresión en la escuela). Abre la regadera con la llave del agua caliente. Cruza sus brazos, para con ello tomar el borde de lo que le viste y desprender de sí su playera. Con sus pulgares estira parte del elástico que se adhiere a sus caderas por la ropa interior. Simplemente los ala hacia abajo, ocasionando que su pene en matinal erección rebote sobre su abdomen, pues fue arrastrado por la prisión de ajustado algodón que termino en sus tobillos.
_____Todo fue algo mecánico, gradualmente se convirtió en rutina la actividad de levantarse, bañarse, hacerse desayuno y dirigirse a la escuela.

_____No pasan los años, ni los meses, ni horas, pero si apenas unos minutos.
_____La madre, Paula, aleja con una mano parte de la cortina que cubre una ventana. Ella se encuentra con una bata, viendo como parte su hijo en el auto que antes le pertenecía.
_____Paula suspira, porque apenas en este momento se da cuenta que poco a poco, ya no se le exige tanto como antes, que las responsabilidades cambian, que tiene más tiempo libre. Y que poco a poco, pero no tanto como antes, está dejando de ser, necesaria.